Tres tazas de arroz

Cuando a alguien le gustá algo, lo busca en todas partes. Y si tiene Internet, pues mejor aún.

A mí, logicamente, y como habreis podido deducir todos los visitantes, me gustan los fenómenos paranormales y los temas que tratan sobre las culturas antiguas.

Es por eso que, además de los amigos que he podido hacer virtualmente (Seralla, IBB, Luis Muñoz, Amarok 37, Mamarrachi (que por cierto está desaparecido. Le abriré una investigación al caso), que hacen de sus blogs un lugar que visito diariamente, también tengo blogs específicos que suelo visitar aunque la relación con sus creadores no es tan superficial. Es el caso de el magnífico blog de Vosoloi http://www.misenigmasfavoritos.blogspot.com/ que ahora ha pasado a formato web, denominándose:

http://www.mis-enigmas-favoritos.es/

Y es de ahí de donde me tomo el privilegio de coger este misterio y este caso apasionante ya que a estas horas dudo mucho que mi cerebro sea capaz de desarrollar un post por sí solo.

Por cierto Vosoloi, tú eres el autor de esta entrada. Si no quieres que esté publicada aquí habla ahora o caye para siempre (Es broma)

Saludos y os dejo este magnífico caso.

                         Tres tazas de arroz

         

          (3 son pocas, mejor una paella)

Tres tazas de arroz puso Leandra, cocinera de la institución benéfica San José, en la olla aquel día de 1949.

Su objetivo, como todos los domingos, era alimentar a las internas de dicha institución y a las familias pobres de Olivenza, Badajoz.

Pero solo contaba con eso, tres tazas de arroz, porque fallaron las principales donaciones.

 “Hoy, beato (refiriéndose a San Juan Macías), los pobres sin comida”, comentó mientras tapaba la olla.

 Cual fue su sorpresa cuando, minutos más tarde, abrió la olla y la encontró llena a rebosar.

 Una de las encargadas de servir a las niñas, al ver lo ocurrido, salió a toda prisa a la calle gritando: “¡Milagro! ¡Milagro!”, y la gente corrió al lugar a comprobar qué sucedía.

A lo largo de las cinco horas siguientes más de 300 personas comieron del “milagroso” arroz, que “brotaba” sin cesar hasta que el sacerdote Luis Zambrano retiró la olla de un fuego al que, por cierto, no se hubo que añadir mas carbón durante todo el evento.

Todos los asistentes atribuyeron el inexplicable hecho que acababan de vivir al fraile Juan Macías, nacido, como Leandra, en la cercana población de Ribera del Fresno en 1585 y que goza de gran devoción por parte de las gentes de la zona.

 Este “banquete” fue de gran importancia para que el papa Pablo VI le proclamase santo en 1975.  

Anuncios

~ por Kristian en 15 diciembre.

2 comentarios to “Tres tazas de arroz”

  1. Gracias por visitarme, jej. Sí realmente pasó lo del arroz sí que fue un milagro, y más teniendo en cuenta que se multiplicase tantas veces.
    Antes de que se le ocurra a Mamarrachi, diré que lo que el ve de milagroso en la reproducción del ladrillo, no lo es en absoluto.
    Saludos desde Vitoria congelada de frío
    http://laslucesdeagosto.wordpress.com

  2. Aquí una amiga bloguera 😉
    Pues ya podía pasarse por “mi piso” el fraile Juan Macías… arroz y pasta.. tradicionales alimentos de los estudiantes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: