El Thylacine


Hablar de criptozoología es hablar de criptidos y hablar de criptidos es, al menos para mi, hablar del Thylacine. Para aquellos que no conozcan la criptozoología baste decir que es una disciplina que se encarga de investigar el fenómeno de los animales ocultos. Si hablamos de Nessie, o el monstruo del Lago Ness, seguramente lo entenderán mucho mejor, pero eso no es hacerle justicia a esta disciplina, pues existen, animales como este que merecen una especial atención.

El Thylacine (Thylacinus cynocephalus) Pertenece a la familia de los marsupiales, algunos podrían imaginarse al thylacine como una especie de canguro, pero nada mas lejos de la verdad. El thylacine se pasea entre el reino de los felinos y el de los grandes canes si lo observamos a simple vista, pero una pequeña bolsa bajo el vientre donde transporta a sus crías desestima enseguida esta idea.

Tenían el tamaño de un perro de grandes dimensiones, 2.90m de la punta de la cola al hocico y un peso que podía rondar entre los 15 y los 35 kilos. Poseía una coloración marrón muy suave, pero con unas curiosas rayas encima de sus cuartos traseros, rayas que podrían variar entre un total de 13 y 21.

Su vientre de un color cremoso y su cola sin pelo no eran propias de un “perro normal”. La cola parecía una extensión del cuerpo, bastante similar a la de un canguro pero de menor tamaño. Sin embargo una de sus características más curiosas era un pedazo de piel entre la plantilla y el tobillo del pie. Este último carácter aparecía en las huellas que dejaba cuando se paraba con sus tobillos sobre el piso a la manera de los canguros.

La desaparición del thylacine está relacionada directamente con los colonizadores australianos, quienes trajeron consigo animales de corral como ovejas y gallinas que se convirtieron en presa fácil para estos marsupiales, y los mismos a su vez para los granjeros eventualmente convertidos en cazadores. Esa caza indiscriminada que incluso el gobierno apoyó pagando por las piezas capturadas, logró que en 1935 ya no quedaran thylacines en libertad, muriendo el último de los ejemplares censados, en el Hobart Zoo en el año 1936.Sin embargo, pese a que esta oficialmente extinto, el Thylacine parece resistirse a desaparecer.

Fuente:

http://esencia21.wordpress.com/2007/07/18/lecciones-de-criptozoologia-el-thylacine/

Anuncios

~ por Kristian en 18 agosto.

3 comentarios to “El Thylacine”

  1. Es UNA LASTIMA QUE ESPECIES TAN INTERESANTES, Y OTRAS ESPECIES DE ANIMALES, SEAN ANIQUILADOS DEC ESTA MANERA, POR EL MÁS TERRIBLE ANIMAL QUE EXISTE, EL HOMBRE.
    http://mamarrachi.wordpress.com

  2. Este post me ha encantado. Fijáos como abre la boca, lo que no sé es si era un animal agresivo. Hay en Australia un tipo de can muy peculiar también, y en estado salvaje son fieros como los lobos.
    También por aquella zona habitaba un animal hoy ya extinguido también, el Moa.

  3. Si si si es una pena que estos hijos de puta hagan desaparecer a todas estas criaturas maravillosas que sirven para preservar el mundo y estos malditos putos nada mas los matan por matar sin pensar a futuro asi que que buenon la gente se interese sobre estos animales y esa gente es gente sin cultura sin quehacer y dios los bendiga por esparcir estos temas tan buenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: