El crimen de los galindos

.Por aquel entonces, el cortijo que dió nombre al suceso, cinca situada a unos 3 km de la ciudad de Sevilla, era una propiedad rentable y bien cuidada.

Sus dueños eran MANUEL ZAPATA VILLANUEVA (59 años) y su mujer JUANA MARTÍN MACÍAS (53 años)

Al cortijo de 400 hectáreas se accedía a través de un estrecho camino de tierra rojiza. Al entrar, con lo primero que se topaba uno era con el cobertizo, a la izquierda estaban las viviendas: a la izquierda, la de los dueños, a la derecha, la del capataz y su mujer. Cruzando un patio cerrado estaba la Casa de Máquinas.

• LOS HECHOS

El 22 de julio de 1975, todos los empleados de la finca salieron del cortijo a trabajar la tierra. En Los Galindos solo quedaron ZAPARA, SU MUJER JUANA, Y EL TRACTORISTA JOSÉ GONZÁLEZ.

Pero a mediodía, José recibe una llamada, probablemente del asesino. Se le requería en el pueblo para hacer unos recados, es entonces cuando los dueños de la finca se quedan solos en la hacienda y se desata la tragedia.

Zapata hablaba con su asesino. Éste con una piedra de la empacadora, con la que jugueteaba desde hacía rato, le ataca por la espalda, y le golpea hasta destrozarle el cráneo. Acto seguido, sale del despacho y se dirige hacia Juana, a la que golpea de frente dejándola el rostro totalmente desfigurado.

En el crimen, como demostrarían las huellas, participarían varias personas.

Instantes después, llegarían al cortijo González, acompañado por su mujer Asunción. LOS ASESINOS SIN MEDIAR PALABRA, les encañonaron y les dirigieron al cobertizo, donde les remataron con la escopeta de Zapata. Un visitante, imprevisto, el tractorista RAMÓN PARRILLA, llegó a la finca en busca de gasolina, trató de escapar pero fue disparado de forma inmediata.

• EL DESENLACE

Los asesinos siguieron un ritual extraño para ocultar los cadáveres. Quemaron al matrimonio González, enterraron a Zapata bajo paja y a Juana la encerraron con un candado.

Las llamas alertaron a los trabajadores que estaban en el campo y que, una vez vieron lo sucedido, dieron el parte a la Guardia Civil.

TODOS LOS CADÁVERES APARECIERON, A EXCEPCIÓN DEL CUERPO DE ZAPATA. TODOS PENSARON QUE ÉL HABÍA SIDO EL ASESINO.

La búsqueda de Manuel fue incansable, hasta que su cuerpo apareció el día 25 detrás de la sala de máquinas.

• LAS CONCLUSIONES

Lo único que se puede concluir de un caso como éste es la investigación, si la hubo, FUE UN DESASTRE:

- Se perturbaron todas las huellas
– Los vecinos lo tocaban todo
– Las conclusiones que se sacaron fueron precipitadas

De hecho, 31 años después, la única hipótesis que se aportó fue que los crímenes los había cometido JOSÉ GONZÁLEZ que, posteriormente, se habría suicidado. ESTA TESIS SERÍA DESMENTIDA POSTERIORMENTE.

About these ads

~ por Kristian en 25 junio.

2 comentarios to “El crimen de los galindos”

  1. k lastima de gente

  2. quizas fuese el capataz los mato a todos por motivos de cuernos mato al tractorista porque llego en el momento y lugar equivocados y luego a los dos dias su complice se lo cargo a el, señores estan ustedes ante el crimen perfecto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: